La Corporación de Agentes Aduaneros de Guatemala.

Considerando

Que la labor del Agente Aduanero comprende todas aquellas actividades que,  como auxiliar de la función pública aduanera, debe de desplegar y realizar en forma de servicios de manera segura, eficaz y honrada ante la sociedad guatemalteca.

Considerando

Que el Agente Aduanero, como profesional auxiliar de la Función Pública Aduanera, es además procurador, asesor, consultor, representante, mandatario y guía fundamental de todo lo referente al Derecho Aduanero, como materia de su especialidad.

Considerando

Que el desarrollo de los servicios que el Agente de Aduanas presta en sus diversas actividades, está fundamentalmente encaminado a velar por el interés tributario y fiscal del Estado de Guatemala, así como coadyuvar a la buena marcha e implementación de todo lo relativo a las importaciones y exportaciones de mercancías objeto del comercio internacional, la industria y la banca, con aplicación del principio que resguarda al bien común y con observancia y respeto a los principios de la verdad sabida y la buena fe guardada.

Considerando

Que el Agente Aduanero, como ente vinculante en la modernidad del tráfico mercantil y de frente a la globalización, tratados, convenios, acuerdos y uniones aduaneras, debe de ser cada día más profesional en el ámbito de su materia, y con base en los principios fundados en normas legales de ética y de moral.

Por Tanto:

Con base en los artículos 1, 2, incisos a y b, del acuerdo emitido por el Organismo Ejecutivo de fecha 26 de Agosto de 1948, y artículos 1,2 y 4 incisos a,b,e, h y k de modificaciones a sus estatutos. APRUEBA el siguiente Código de Ética Profesional del Agente Aduanero.

CAPITULO I

PRINCIPIOS

1. Juricidad. En su ejercicio Profesional el Agente Aduanero, debe ser legítimo y en base siempre a una ley previa que lo autorice.

2. Honradez. El Agente Aduanero, debe de manifestar estima y respeto de la dignidad propia con virtud y méritos, presentar una buena probidad y rectitud en el desempeño de su labor.

3. Prestigio. La profesión de Agente Aduanero, ha de gozar siempre de buen crédito y reputación, demostrando una conducta ejemplar a través de su éxito profesional.

4. Solidaridad. Los fines del Agente Aduanero deben de identificarse en forma personal, pero cuando existe un vínculo entre varios de ellos, habrán de auxiliarse, anexarse, ayudarse y desarrollarse en un ámbito de cooperación, tanto en lo nacional como en lo internacional, en la búsqueda de sus fines.

5. Servicio. En el desempeño de su gestión, el Agente de Aduanas esta rodeado de elementos y medios que contribuyen a satisfacer la necesidad de servicios de sus mandantes a través de su actuación.

6. Libertad. Ésta es una cualidad de la voluntad y del ánimo, por medio del cual el Agente de Aduanas tiene la potestad de elegir si acepta y presta sus servicios profesionales de procuración o de gestión, de lo contrario la ley no lo constriñe.

7. Objetividad. Los valores humanos en sus actos, serán siempre positivos y  trascendentales, encaminados a lograr una óptima calidad en la prestación de sus servicios.

8. Moralidad. Poco mérito moral existirá en el Agente de Aduanas si actúa por coacciones externas e infringiendo su normativa profesional o si es persuadido para que actúe de forma negativa y dolosa.

9. Virtud.  Si el Agente de Aduanas es laborioso y virtuoso, se elevará mas allá de lo común, tendrá siempre una personalidad digna de admiración y de elogio de un modo pleno y adecuado frente a su mandato.

10. Mérito.  Las actuaciones laboriosas y correctas del Agente de Aduanas, serán siempre reconocidas, si actuare mal será acreedor a un demérito.

11. Vocación. Desde el primer momento en que el Agente de Aduanas eligió su profesión, debe de sentirse siempre libre y plenamente identificado con sus principios, debiendo en consecuencia guiarse por sus propias cualidades y circunstancias.

12. Secreto Profesional. Será obligación del Agente Aduanero, tener presente la guarda y custodia de sus secretos profesionales. El cliente le confía su intimidad comercial, ante lo cual el profesional no debe de revelar nada al respecto.

CAPITULO II

NORMAS GENERALES

ARTICULO 1. ÁMBITO DE APLICACIÓN.

Las normas del presente Código, serán aplicables a las actuaciones de todos los Agentes Aduaneros, legalmente autorizados.

ARTICULO 2. OBLIGATORIEDAD.

Las normas contenidas en el presente Código, son de estricto cumplimiento para los integrantes de la Corporación de Agentes Aduaneros de Guatemala, en lo que le sea aplicable. La Corporación de agentes aduaneros de Guatemala, a través de su Junta Directiva, velará por el fiel cumplimiento del presente Código, en su caso el Tribunal de Honor aplicará las sanciones legales correspondientes a sus infractores y podrá solicitar la colaboración de la autoridad administrativa a efecto de respetar su cumplimiento.

 

ARTICULO 3.  BREVE VOCABULARIO.

Para los efectos de la presente normativa se entenderá por:

a. El Agente Aduanero: Es el auxiliar de la función pública aduanera, autorizado por la Superintendencia de Administración Tributaria, para actuar habitualmente en nombre de terceros en los trámites, regimenes y operaciones aduaneras, en su carácter de persona natural, con las condiciones y requisitos establecidos en el Código Aduanero Uniforme Centroamericano, su Reglamento y la Legislación Nacional.

b. Denominaciones del Agente Aduanero. Auxiliar de la Función Pública Aduanera, Declarante o Mandatario Aduanero.

c. Profesional: Persona quien por su profesión o hábito, desempeña una actividad que constituye su principal fuente de ingresos en forma habitual y remunerada.

En sentido estricto, esta palabra designa solamente las carreras universitarias. Pero en sentido amplio, abarca también los oficios y trabajos permanentes remunerados, que de hecho no requieren un título universitario. En virtud de su profesión, al sujeto se le confieren deberes y derechos especiales.

d. Empleado: Son procuradores, tramitadores y demás trabajadores al servicio de los agentes aduaneros y sus agencias.

e. Indecoroso: Falta contra la dignidad y el honor.

f. Erudito: Conocedor de diversas ciencias de las cuales se vale para comparación o citas en sus exposiciones.

g. Intersubjetiva: Lo que sucede en la comunicación intelectual o afectiva entre dos o más personas.    

h. Intrínsecamente: Interioridad, íntimo, esencial o consubstancial.

i. Supranacional: Manifestaciones fuera de nuestro país, más allá de lo nacional.

ARTICULO 4. LIBERTAD DE  APROBACIÓN.

Es facultad del agente aduanero aceptar o rechazar los servicios que le son requeridos, sin estar obligado a explicarse sobre la actitud de su rechazo, prescindiendo de su interés particular, prefiriendo así el interés justicia.

Cuando el agente aduanero, preste sus servicios en forma de contrato o ejerza como funcionario público, debe de abstenerse de aceptar o rechazar asuntos concretos, de lo contrario prevalecerá su independencia profesional.

ARTICULO 5. DE LOS  RECURSOS E IMPUGNACIONES.

Al agente aduanero como representante, le asiste el derecho de poder impugnar las resoluciones de la Administración Pública, cuando afecten derechos e intereses  propios y de sus mandantes.

ARTICULO 6. EL OBJETO DE LAS IMPUGNACIONES.

El objetivo primordial de toda impugnación, es conseguir que se aplique la justicia tributaria aduanera de manera ecuánime y no únicamente la defensa de su cliente.

ARTICULO 7. OBLIGACION PROFESIONAL.

Cumplir con la constitución, las leyes, los tratados y convenios que le sean inherentes a su especialidad.

ARTICULO 8. RESPONSABILIDAD DEL AGENTE DE ADUANAS.

El agente aduanero deberá responder por dolo, imprudencia, error y negligencia inexcusable, en la realización de sus actos.

ARTICULO 9. ACUERDO POR RESULTADOS.

El agente aduanero, en el ejercicio de su mandato, se abstendrá de convenir participación alguna por el resultado  doloso de clasificaciones arancelarias, aforos, liquidaciones, reparos, incidencias o asuntos inherentes a su especialidad.

ARTICULO 10. DE LOS HONORARIOS.

El agente aduanero deberá tener presente que uno de los objetivos primordiales de su función es la justicia tributaria, y colaborar con su desarrollo. Para la percepción y estimación de sus honorarios profesionales, el agente de aduanas deberá tener presente:

a. Respetar el arancel legalmente autorizado;

b. El valor o cuantía del asunto;

c. Su importancia;

d. Grado de dificultad en la clasificación y elaboración de la declaración aduanera o planteamiento del asunto;

e. La especialidad de su comitente;

f. Capacidad económica de su cliente;

g. Impedimento legal para intervenir en el asunto;

h. Si su servicio profesional es constante u ocasional;

i. Tiempo empleado en el desarrollo del asunto y resolución final;

j. Grado de dificultad en la aplicación de los regímenes aduaneros de la importación o exportación y sus modalidades;

k. Dedicación y conocimiento especial en los asuntos que se le planteen;

l. Magnitud y clasificación arancelaria de la documentación;

m. Lugar y distancia de la realización de la gestión;

n. Los demás aspectos, en adaptación a los cambios modernos de la globalización y demás tratados de actualidad que forman parte de su especialidad.

CAPITULO III

RECIPROCIDAD DEL AGENTE DE ADUANAS CON LA ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA Y DEMAS AUTORIDADES.

ARTICULO 11. PREVALENCIA DEL DERECHO.

Como auxiliar ante la administración tributaria, en la función pública aduanera, mandatario del comercio y de la industria, velará siempre porque todo lo que haga en su profesión sea estrictamente jurídico, con rectitud, honestidad, equidad y sobre todo con justicia. Se fundamentará no solo con la ley, sino además con una correcta intención y buena fe, considerando siempre la preeminencia del valor humano.

ARTICULO 12. HONOR A SU PROFESION.

El  honor profesional del agente aduanero, deberá percibirse como una cualidad moral, que lleva al más severo cumplimiento la labor que desarrolla, con notoria y estricta honestidad, rectitud, dignidad y con el debido respeto, apreciación y estima de los colegas, funcionarios públicos y clientes,  esto con el objeto de combatir cualquier tipo de conducta indecorosa, por los medios legítimos a su alcance.

ARTICULO 13. LEALTAD.

El agente aduanero en el cumplimiento de sus obligaciones, pondrá en práctica la buena fe, rectitud, equidad, honradez, legalidad y justicia para desempeñarlas con nobleza, ante la Administración Tributaria y demás Autoridades de la Administración Pública.

ARTICULO 14. RESPONSABILIDAD  DE SERVICIO.

El agente aduanero en el desempeño de su labor y compromisos de su labor, ante las autoridades  tributarias y administrativas, deberá ser fiel cumplidor de sus normas y mandatos.

ARTICULO 15.  OBEDIENCIA

La labor del agente de aduanas, será desarrollada bajo las más estrictas normas del debido respeto ante la administración tributaria y demás autoridades del Estado, y exigir su reciprocidad.  Cualquier falta respecto a este principio, debe de hacerse del conocimiento del Tribunal de Honor de la Corporación de Agentes Aduaneros de Guatemala, o ante la autoridad que corresponda, según se trate.

ARTICULO 16. PARTICIPACIÓN Y SUGERENCIA,  EN DESIGNACION DE NUEVOS AGENTES ADUANEROS Y FUNCIONARIOS.

El agente aduanero, deberá luchar por todos los medios legales a su alcance para que en  el otorgamiento de nuevas patentes de agentes aduaneros y de nuevas autoridades de administración tributaria aduanera, recaiga en personas probas, capaces y honorables.  Por lo que su inclusión en las ternas examinadoras es necesaria. Así mismo, proponer ante las Comisiones de Postulación de las Universidades del país, a todo aquel Agente Aduanero con reconocimiento académico, con la suficiente experiencia en el ramo  y que cumpla con los requisitos que la ley le señala, para ocupar cargos públicos en la administración tributaria aduanera, sin intereses políticos, particulares o de otro fondo.

ARTICULO 17. INTERFERENCIA PERSONAL.

El profesional aduanero, no ejercerá ningún tipo de influencia personal, sobre la autoridad aduanera o personal técnico, ya que esto constituye falta grave o delito, al tratar de interferir en el correcto y honrado desarrollo de su labor.

ARTICULO 18.  INTEGRIDAD.

La certeza,  probidad y honradez del agente aduanero ante la autoridad y  en su proceder, será el mérito de su profesión.

ARTICULO 19. ILEGALIDAD PROCEDIMENTAL:

El agente aduanero,  deberá abstenerse de abusar de la impugnación en materia recursiva, ante la autoridad superior aduanera, con el solo objeto de entorpecer el correcto y normal desarrollo de la función aduanera del país.

ARTÍCULO 20. CAPACITACIÓN Y APOYO.

A raíz de su profesionalidad por mas de medio siglo, tanto la Corporación de agentes aduaneros de Guatemala como los agentes aduaneros individualmente considerados, deberán participar, contribuir, colaborar, ayudar e impartir cursos, seminarios, convenciones, cátedras profesionales, relativos a materia aduanera ante sus colegas, la Administración Tributaria, otras autoridades y ante la sociedad importadora y tributaria guatemalteca.

Coadyuvar con su experiencia a la elaboración de métodos  y programas para un mejor desarrollo administrativo y profesional en el ámbito arancelario, de valoración, tributario y aduanero a través de la Comisión de Capacitación y su  Escuela Aduanera.

ARTÍCULO 21. LUCHAR  CONTRA LA CORRUPCIÓN.

La problemática del flagelo de la corrupción en el sector aduanas, debe ser atacado de frente, pues este solo hace imperar la cultura del más fuerte y más poderoso, sustentadas en un afán de enriquecimiento ilícito, que indefectiblemente daña no solo nuestra dignidad profesional sino también la economía nacional.

ARTÍCULO 22. EL CONTRABANDO Y LA DEFRAUDACIÓN ADUANERA.

Estos constituyen pilares sobre los que se sustenta la corrupción y es deber del agente de aduanas, combatirlos no inmiscuirse en tales prácticas y denunciar la internación y egreso de mercancías por vías ilegales, ser garante de la aplicación de las leyes relacionadas y velar por el interés fiscal del país.

CAPITULO IV

AFINIDAD DEL AGENTE DE ADUANAS CON SU CLIENTELA, COMITENTES, MANDATARIOS Y DELEGANTES.

ARTÍCULO 23. FUNDACIÓN.

El la formación e integración de su cartera de clientes, el agente aduanero deberá considerar lo siguiente:

a. Guardarse de ofrecer sus servicios u opinar sobre asuntos de su especialidad, si estos no le fueren solicitados ;  

b. Establecer una relación de amistad y de capacidad profesional asesorándolo en base a su intelecto y conocimientos técnicos aduaneros;

c. Mostrarse ante su clientela con profesionalismo y lealtad, evitando la práctica desleal en el ofrecimiento directo de sus servicios;

d. Evitar ofrecer dádivas, comisiones o participación alguna de sus honorarios.

e. Inhibirse de poner en tela de juicio o difamar la labor de otro colega, con el propósito de beneficiarse personalmente.

f. Orientar a base de sus conocimientos aduaneros, con la verdad y sinceridad de las consultas que se le hagan apegado siempre a derecho.

ARTÍCULO 24. PUBLICIDAD PROFESIONAL.

La mejor tarjeta de presentación del agente aduanero serán sus propios méritos.

ARTÍCULO 25. RELACIÓN INTERPERSONAL

Las relaciones interpersonales para con su cliente serán cordiales, de respeto mutuo y responsabilidad, debiendo observar lo siguiente:

a. Servir a su cliente con eficiencia, empeño y dedicación;

b. Los servicios profesionales estarán en relación directa con el cliente en lo individual o en caso de personas jurídicas, con su representante legal.

c. Es deber del agente aduanero procurar con éxito los asuntos que le han sido encomendados por su mandante.

d. El agente aduanero deberá opinar siempre sobre clasificación y valoración aduanera con profesionalismo, técnica, limitándose al garantizar a su cliente una clasificación o valor único, teniendo presente la diversidad de criterios aduaneros.

e. En la prestación de sus servicios profesionales no deberá para tomar en cuenta sexo, raza, color, clase social, nacionalidad, política o creencias religiosas, pues todo ser humano tiene derecho a importar o exportar mercaderías.

f. Cuando acepte la gestión de determinado asunto, no la abandonará sin causa justificada, excepto cuando la ley le faculte para hacerlo.

CAPITULO V

AFINIDAD DEL AGENTE DE ADUANAS EN EL EJERCICIO

DE SU ACTIVIDAD PROFESIONAL CON SUS

COLEGAS NACIONALES Y EXTRANJEROS.

ARTICULO 26. SOLIDARIDAD PROFESIONAL.

La solidaridad profesional se considera fundamental en el seno de nuestra organización, debiendo estimularse su difusión, por ello se recomienda:

a. Que los contratos y convenios celebrados entre agentes de aduanas sean cumplidos con apego a su contenido, a efecto de no poner en peligro su honor profesional y realizarlos con fidelidad cuando esa haya sido la fiel expresión de su voluntad;

b. Abstenerse de intervenir a favor del mismo usuario que es asistido por otro colega, sin darle a éste aviso previo,  excepto en el caso de que haya renunciado a seguir asistiéndolo, la solidaridad en este caso se verá manifiesta cuando exista seguridad que los honorarios de su colega, han sido debidamente solventados.

c. La actuación solidaria del agente de aduanas, fundamentalmente se basa en la colaboración y reciprocidad, en este caso implicará responsabilidad mutua, lo que dará como resultado que sea permisible la participación de sus honorarios tanto a nivel nacional como internacional.

d. Los servicios de los agentes aduaneros entre países signatarios, podrán establecer mecanismos de colaboración mutua, para el desarrollo de sus actividades profesionales y que tiendan a la agilización y modernización de sus servicios, así como para la facilitación y el control de las operaciones aduaneras.

e. Los agentes aduaneros con respecto a la solidaridad, la deberán tomar en cuenta no solo en lo referente a sus derechos, sino que también en relación a su responsabilidad solidaria.

ARTÍCULO 27. ASISTENCIA.

La asistencia y ampliación de la cobertura de las operaciones de los agentes aduaneros al perfeccionarse la unión aduanera entre países, podrá actuar como tal, en cualquiera de los países que constituyan dicha unión, apegándose de hecho a los requisitos y condiciones que las Direcciones y Administraciones Aduaneras de cada país establezcan.

ARTÍCULO 28. OPINIONES ADVERSAS.

En su aplicación el Derecho Aduanero, significa pluralidad de sentimientos y opiniones, debiendo poner especial cuidado en  la interpretación y aplicación de sus normas, conforme a doctrina y jurisprudencia reconocidas.

CAPITULO VI

EL AGENTE DE ADUANAS COMO FUNCIONARIO PÚBLICO.

ARTÍCULO 29. FUNCIONARIO PÚBLICO.

Además de los principios del presente código, deberá sujetarse a los principios de:

a. ESTUDIO: El mandatario aduanero deberá siempre buscar como cultivar el intelecto.

b. IMPARCIALIDAD: Es uno de los deberes más relevantes del actuar del agente aduanero, en su función.

c. INDEPENDENCIA: El actuar del auxiliar en aduanas, estará libre siempre de cualquier interferencia, con el objeto de que pueda desempeñar libremente su profesión, persiguiendo con esto resguardar la correcta aplicación del Derecho.

CAPITULO VII

LIMITACIONES DEL

AGENTE ADUANERO

ARTÍCULO 30. DE LAS LIMITACIONES.

El agente aduanero en el ejercicio de su actividad profesional se abstendrá:

a. De delegar, alquilar, prestar, trasladar o ceder, las firmas electrónicas, los códigos, claves de acceso confidenciales o de seguridad (PIN), que equivalen para todos los efectos legales, a su firma autógrafa que como agentes de aduanas, auxiliares, declarantes, mandatarios y representantes, les ha sido concedida por el Estado a través de la Superintendencia de Administración Tributaria;

b. Desconocer que la clave de acceso confidencial o equivalente (PIN), que le ha sido conferida, constituye prueba que como agente de aduanas ha realizado concientemente los actos que le corresponden y que la información suministrada es verídica;

c. Ignorar que la información transmitida electrónicamente por su sistema informático, es admisible como prueba en los procedimientos administrativos y judiciales y que por tanto, estos registros hacen fe y producen plena prueba;

d. Cobrar sin causa justa, honorarios superiores o inferiores a los establecidos en su arancel;

e. En la contratación de sus servicios se abstendrá de retardar maliciosamente los mismos;

f. Autorizar con su firma electrónica, declaraciones aduaneras notoriamente ilegales;

g. Coaccionar a sus comitentes a utilizar sus servicios profesionales;

h. Demorar o retardar el pago de los tributos a que se hacen acreedores los sujetos pasivos de la obligación aduanera.

i. Efectuar su labor profesional, sin antes no haber cumplido con la garantía de ley.

j. Omitir u ocultar, requisitos formales en sus declaraciones aduaneras.

k. No cumplir con las medidas de seguridad, que establecen los sistemas informáticos y medios de transmisión electrónica de datos de enlace con el sistema aduanero y uso de códigos, claves de acceso confidenciales o de seguridad.

l. No custodiar la documentación de sus operaciones, como la ley le señala.

m. Presentar declaraciones falsas o ficticias, en sus trámites y regímenes Aduaneros, que den lugar a causar perjuicio fiscal.

n. Promover o practicar la competencia desleal.

o. Las demás que la ley le señale.

CAPITULO VIII

DISPOSICIONES FINALES.

ARTICULO 31. DEL CARÁCTER NO LIMITATIVO DEL PRESENTE CÓDIGO.

Todo el cuerpo de normas del presente código de ética, no implican la negación de otras que puedan resultar del ejercicio del agente de aduanas.

ARTICULO 32. DE LA OBLIGACIÓN Y CUMPLIMIENTO DEL PRESENTE CODIGO DE ETICA.

Toda la normativa contenida en este código, es obligatoria para todos los agentes aduaneros autorizados, en lo que les fuere aplicable. El agente de aduanas que ingrese como asociado a la Corporación de Agentes Aduaneros de Guatemala, debe de aceptar su cumplimiento irrestrictamente.

ARTICULO 33. VIGENCIA.

El presente Código de Ética Profesional de la Corporación de Agentes Aduaneros de Guatemala, entrará en vigencia inmediatamente de ser aprobado por la Asamblea General.

Dado en la sede de la Corporación de Agentes Aduaneros de Guatemala, en la ciudad de Guatemala, el veintiséis de agosto de dos mil cuatro, día del agente aduanero.

El presente Código de Ética, entró en vigencia el día quince de diciembre de 2004, por haber sido aprobado por la Asamblea General, de conformidad con el acta número setecientos cuarenta y dos (742), punto décimo, numeral tercero, folios ciento catorce y ciento quince del libro de actas de la Corporación de Agentes Aduaneros de Guatemala.

Lic. Fernán Valle Dávila

Agente de Aduanas